Carrito de Compras

Producto(s)

$ 0.00

No hay productos seleccionados

Conserva frutas y verduras frescas por más tiempo


Vivir la triste historia de abrir el refrigerador y encontrar tus frutas y verduras podridas es más común de lo que piensas. No te sientas mal, te entendemos, y es que la mayoría de nosotros hemos vivido el sentimiento de ir con ganas a la cocina para hacerte una deliciosa sopita de espinaca y terminar yendo triste al basurero con la fundita, un gran cargo de conciencia con el medio ambiente y con la billetera que no logra rendir para la quincena. Pero, te tenemos una buena noticia, y como nos tienes de aliados te presentamos la solución, hoy te acompañamos a organizar la compra del mercado de la manera más efectiva y todos los truquitos todos para que tu compra dure fresca más tiempo en la refri y además unos tips extra para que tengas todas tus verduras listas y sin excusas para usarlas cuando quieras.

 

Para empezar, te sugerimos que, cuando vayas de compras pongas mucho ojo con adquirir productos ?por si las moscas?, ?por si vienen amigos?, ?por si hace falta? etc., sobre todo con los perecibles, mejor lleva una lista de lo que vas a utilizar en la dieta de tu semana, y disfruta de ir variando en cada compra. Éste es el primer paso para no generar desperdicios, y si te hace falta algo tranquilo, siempre existe la opción de comprarlo en la tiendita cerca de casa. Así tendrás  todo fresco para utilizar, tu dieta variará semana a semana o simplemente repones lo que te haga falta en tu próxima compra.

 

Ahora que acabas de llegar con todas las compras estamos listos, te aseguramos que éstos pasos a seguir, realmente te cambiarán la vida. Empieza por sacar todo al estilo Marie Kondo y sepáralas de la siguiente manera: frutas, verduras y verduras de hoja. Empezamos:

 

Frutas y verduras: Ponlas a lavar dentro de tu lavaplatos, previamente limpio y tapado (para acumular agua y puedas realizar el proceso sin desperdiciarla). Luego déjalas secar sobre una toalla de cocina y cuando estén totalmente secas puedes guardarlas en tu refrigerador, distribuye las frutas en una fuente y las verduras bien organizadas en el compartimiento destinado para ellas y listo, olvídate de ponerlas en fundas separadas y cerradas dentro del refri, ya que ese es el error que hace que tu verdura se eche a perder en dos días, a partir de ahora no solo tendrás siempre tus alimentos listos para consumir sino que te durarán más tiempo.

 

Tip extra para tus frutas: Cuando repongas tu fuente de frutas, pon abajo las nuevas y encima las viejas así las irás consumiendo en orden y te durarán más. Existen otras frutas que las puedes conservar fuera de la heladera como las bananas sólo envuélvelas con papel film en la base y puedes tener una que otra fruta encima de tu mesón para que las tengas visibles y recuerdes consumir un snack saludable durante el día.  

 

¿Por qué estos simples pasos funcionan? Guardar las verduras en fundas cerradas, como lo solíamos hacer, hace que la fruta sude y se mantenga en un ambiente húmedo, esta humedad precisamente es la que hace que las verduras se marchiten y se echen a perder en pocos días. Ahora, existen verduras como la zanahoria y los tallos de apio que al contrario necesitan humedad, entonces para éstas verduras llena un recipiente con agua, guárdalas y tápalas, dile adiós a las zanahorias secas y sin sabor, notarás la diferencia.  

 

Tip extra verduras listas para tus refritos: Corta una cebolla blanca y un pimiento en cuadritos y/o tiras largas, como más las suelas usar para cocinar, guárdalas en un recipiente tapado en el congelador sí en el congelador, tendrás verduras picadas y listas para usar en tus refritos. Ojo este tip no funciona para ensaladas frescas úsalo solo para cocción.

 

Verduras de hojas: Antes que nada queremos prevenirte que este es un proceso de varios pasos y puede resultar cansón pero, si logras tener este hábito tendras hojas frescas siempre. Después de separarlas y lavarlas pásalas por agua con vinagre (una cucharada por litro de agua), déjalas ahí por 10 minutos y sécalas muy bien. Usa un escurridor de lechuga, más conocido como centrifugadora, es un must en tu cocina, te recomendamos que lo compres, son baratos y muy prácticos para tus ensaladas.

 

Cuando tus hojas estén totalmente secas viene el siguiente paso, ojo que es muy importante, toma la  fuente en donde las guardarás y de base coloca papel de cocina y encima procede a guardar las hojas, llévalas a la refrigeradora por 2 horas sin tapar, este paso no lo puedes saltar, es muy importante para que ellas logren primero ambientarse a la nueva temperatura y no se echen a perder, pasadas las 2 horas puedes proceder a poner papel de cocina encima de las hojas y tapar la fuente. Sí sabemos que es un proceso un tanto trabajoso pero vale la pena las verduras de hoja durarán en la heladera  frescas hasta 15 días? A menos que las consumas antes.

 

¿Para qué sirve guardar las hojas con papel de cocina? Las hojas están vivas y respiran, entonces empiezan a sudar y el papel  de cocina ayuda a absorber esa humedad, de lo contrario ese mismo líquido que producen las hojas hará que se descompongan, el papel entonces extiende su vida útil por más tiempo. Nota extra: el repollo y la lechuga redonda no necesitan este proceso, la puedes guardar en su fundita normal o con papel film.

 

Tip extra para las hojas de perejil: Si quieres conservar por más tiempo el perejil, lávalas, sécalas, corta las hojitas, pícalas y guárdalas en un recipiente tapado en el congelador, sí en el congelador, cuando las necesites estarán ahí listas para usar. Igualmente, funciona solo para cocción, si las vas a usar para ensaladas frescas es mejor que dejes unas cuantas hojas en el refrigerador para ese propósito.

 

Papas, cebollas y ajo (sin pelar): Se conservan mejor en un lugar obscuro y seco, no en la heladera porque pueden brotar y hasta podrirse, si es posible distribuye un cajón de tu cocina para ellas, guárdalas en su funda pero ojo déjalas abiertas para que entre el aire.

 

Verduras congeladas: Existen algunas que puedes llevarlas al congelador para que te duren más tiempo, para esto debes realizar un proceso que se llama ?blanquear las verduras? que consiste en pasarlas por agua hirviendo por máximo 2 minutos, sacas, esperas que se enfríen y puedes congelar en fuentes o fundas cerradas, puedes hacer este proceso con: brócoli, coliflor, vainitas, y hasta las papas fritas (añádeles un chorrito de vinagre al agua hirviendo para que queden crocantitas). 

 

Tip extra para congelar la espinaca: Si no vas a comer en un día o dos la espinaca que acabas de comprar, lávalas y llévalas en una olla a fuego mínimo sin agua y sin escurrir cocínalas al vapor a fuego lento, cuando veas las hojas verdes brillosas las puedes sacar escurres bien y las cortas en pedacitos, haces bolitas y esperas que se enfríen. Puedes guardarlas en papel film directo al congelador, tienes espinaca lista para una deliciosa pasta. Nuevamente, son para uso de cocción no para ensaladas frescas.

 

Frutas congeladas: Seguro has visto videos de esto, puedes congelar las frutas que vayas a usar para tus batidos o smooties, córtalas y has paquetitos con mix de varios sabores, Las más adecuadas para congelar son los frutos rojos (fresas, moras, frambruesas, arándanos y grosellas), así como el melocotón, los higos, el limón, el melón y la piña, porque no se oxidan. Tendrás un batido fácil de hacer en tus desayunos o snack.

 

Estamos seguros que este ?ABC de la frescura? cambiará la manera no solo de conservar y usar tus vegetales sino también de alimentarte mejor. A fin de mes el medioambiente, tu estómago y hasta tu billetera te lo agradecerán. Ya no tendrás escusas ni pereza para empezar a comer tus ensaladas y platillos favoritos. Nos gustaría saber si probaste estas ideas y cuál fue el resultado en los comentarios.